Opinar disp-dest-violencia-estadios

Published on julio 17th, 2015 | by Enrique Sepúlveda

0

Los delincuentes del fútbol

Tweet about this on TwitterShare on TumblrShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Para algunos pasión, para otros vicio, para mí, un reducto de delincuentes, ladrones, lumpen y drogadictos que usan un deporte hermoso como excusa para el delito.

Porque dicha sea la verdad, el deporte alberga mucho más que el fútbol. El deporte incluye el ciclismo, el atletismo, el karate y el kung fu. Incluso el golf y el ping pong. Tenemos premios por patinaje y ciclismo, pero nos desvivimos por la pelotita.

La gente se pone camisetas, parte al estadio, se llenan las calles de mendigos pidiendo apoyo para apoyar a su equipo. Y las calles muestran a los tontos que financian a los viciosos para que vayan al estadio, a financiar un deporte que invita a la violencia, que es cuna de desastres en vivo, de desmanes y vandalismo.

Bromeamos con el estadio de la U (que seguro lo inauguran y el mismo fin de semana lo dejan en ruinas los hinchas), los políticos piden apoyo policial para los eventos deportivos. Todo con recursos del estado. Pero para apoyar otras prácticas nada. ¿De quién es finalmente la culpa? ¿De los medios de prensa por darle tanta cobertura o de las personas por mirar más la tele en esos momentos?

¿O los culpables serán los políticos, dispuestos a todos por un par de puntos más en las encuestas? ¿Pero claro, quién es el que al final le da más apoyo a los políticos cuando el fútbol anda bien?

Para los que juegan, el fútbol es deporte de fin de semana, de peloteo con los amigos y de tercer tiempo. Para los que están en la clínica, es fuente de urgencias, porque son los deportistas de fin de semana, esos de la pelota, los que terminan con pre infartos (hay que moverse 3 o más veces a la semana).

Para las grandes tiendas es una felicidad, porque venden poleras y cuanta chuchería pueden darle a los fanáticos, que raudos corren a gastar la poca plata que tienen o que no tienen para financiar estas compras, muchas veces de mala o pésima calidad a precios que suponen mayor duración o mejor calidad de materiales.

Si buscamos héroes, superación y empeño, si buscamos inspiración para nuestros más pequeños, los verdaderos gladiadores no están en pantalla. Son personas que entrenan y practican día a día por su cuenta, porque aman lo que hacen, buscando vivir de medallas y victorias, sin un ejército de marcas detrás pagándoles nada. Van por su cuenta, a punta de esfuerzo. Personas como Tomás González, Carolina Rodríguez y Natalia Ducó, por mencionar a los más conocidos.

Ellos son los verdaderos guerreros. Los que demuestran el empuje, dedicación, pasión y esfuerzo que se necesitan para triunfar. Ellos son un ejemplo.

Pero lo más probable es que a muchos les de lo mismo. Volverán a celebrar el dedo de Jara, el palo de Pinilla (era gol!) y los desmadres de Vidal.

Es cierto que todos merecen una segunda oportunidad, que todos pueden equivocarse. Pero también es cierto que antes de segundas oportunidades, estamos en deuda y debemos dar al menos la primera a esos deportistas que día a día luchan en la más oscura ausencia de reconocimiento por parte de sus compatriotas y su gobierno.

Ante ellos me saco el sombrero. A ellos debieran apoyar las marcas haciéndose también cargo de que su ejemplo sea visto y conocido.

Para el resto, podemos partir por seguirlos en facebook y hacer uso de las redes sociales para que sus proezas sean conocidas. Porque la historia no se escribe sola. La historia necesita de gente que la difunda y recuerde. Y eso, está en las manos y los dedos de cada uno.

Tweet about this on TwitterShare on TumblrShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Tags: ,


About the Author

Enrique Sepúlveda

Periodista consultor especializado en contenidos digitales, arquitectura de información, experiencia de usuario y usabilidad web. A veces diseñador, a veces redactor, a veces analista de estadísticas. Fanático de Japón.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Back to Top ↑